ENTREVISTA
al poeta penquista Alejandro Ananías

por Ingrid Odgers
Concepción - Chile

1.- Alejandro, nos has sorprendido gratamente con tu faceta de artista plástico, pero hoy nos centraremos únicamente en la literaria. ¿Cómo fue tu acercamiento a la creación poética?

R.- Propiamente tal, la poesía nació en mi cuando comencé a leer las obras de Khalil Gibran. Sus versos y sus metáforas se impregnaron en mis huesos al punto de convertirse en un guía espiritual, en momentos que atravesaba difíciles trances. De ahí para adelante, todo fue prueba y error, hasta llegar a un primer taller literario donde comencé a plantearme la posibilidad seria de escribir más sistemáticamente, si puede decirse así.
2.- En un comentario que realizara en relación a tu poesía mencioné cierta influencia de Parra y Bertoni ¿estás de acuerdo con ello?

R..- Creo sentirme bastante identificado con Bertoni, tanto con su discurso poético, pero por sobre todo, con su actitud poética frente a la vida. El carácter de ermitaño que posee viviendo en Concón me resulta tremendamente cautivante, no tanto por la soledad, sino por el desenfado de aislarse realmente del medio agresivo en que se ha convertido la sociedad; sociedad que ya casi no da cabida a aspectos tan etéreos como la poesía o la música. Parra, para mi es un loco lindo, eso, nada más.
3.- ¿Cómo podrías describir tu poesía desde “Clínicamente probado”, tu segundo libro al texto Mitología subterránea? . ¿A qué se debe esta escritura? Un proyecto, una inquietud…

(Este último libro es de estilo trasgresor, irreverente, una fuerte crítica al sistema en general, una crítica potente a instituciones y personas del ámbito político nacional e internacional.)

R.- Como decía, todo ha sido prueba y error. Clínicamente probado fue una casualidad producto del entusiasmo con que fue recibido y escuchado al interior del taller de Alejandra Ziebrecht. Nunca pensé que un testimonio de vida tan personal se terminaría convirtiendo en libro. Con respecto a Mitología Subterránea, debo decir que corresponde a un grito de protesta, un grito en el silencio de las masas consumidoras, pero grito al fin. En este libro hay una clara influencia del pensamiento de Eduardo Galeano, quien me parece un escritor tremendamente lúcido, y al mismo tiempo, tremendamente lúdico. Mi discurso poético esta claramente marcado por un tinte anarquista que se ve  reflejado, muchas veces, en la ironía y humor negro con que trato ciertos temas bastante delicados. Mas que una inquietud, este tipo de estilo escritural corresponde a una postura frente al sistema y a la vida.
4.-Háblanos de esta “Mitología…” por favor ¿Cómo se gestó? ¿Te sientes conforme con la publicación de este libro?

R..- Había hecho varios intentos por escribir un libro contestatario. Incluso envié algún material al fondo de becas para promocionar el libro. La situación se fue materializando, como dije, una vez que conocí la obra de Galeano. Fue como si todos los intentos anteriores se amalgamaran en este libro, que gentilmente, editó Mantra Ediciones.

5.- De la Ingeniería Civil Química a la Literatura, ¿Cómo explicas esta relación .  Muchos opinan que es  paradojal o incomprensible…

R.- Lo paradojal es que me lo pregunten. Si pensamos en los miles de trabajadores que se ven obligados a mantener una rutina de trabajo que los somete y subyuga, dejándolos sin la posibilidad de desarrollar sus pasiones, resulta claramente paradójica la pregunta. Ingeniería no fue nunca de mi agrado, y doy gracias al invisible por haber puesto un lápiz y una hoja en blanco delante de mis ojos.


6.- Tu poesía tiene un tinte irónico y humor negro. ¿Qué es para ti el humor?

R..- La pregunta la encuentro de vital importancia, ya que como decía, por mis venas corre cierto tinte anarquista. En ese sentido, el humor negro y la ironía son los sucedáneos que he encontrado para no emplear un lenguaje más violento y afilado, que de seguro, abriría muchas heridas que considero, por el momento, innecesarias de ser tocadas. Eso es el humor para mí, contestando derechamente tu pregunta. Un sucedáneo a una verdad de muy difícil digestión.

7.- La pregunta infaltable….¿Por qué escribes?

R.- Escribo porque no he encontrado otra forma de mantener la paz personal durante las jornadas de la vigilia. De hecho, nunca he podido escribir durante la noche. La vigilia para mi es un tormento, y escribir se convierte en el refugio donde protegerme de la violencia bancaria y la agresión consumista, por decirlo de algún modo. (Borges decía si acaso podíamos hacer alguna otra cosa que no fuera escribir).

8.- ¿Cuáles son tus libros de cabecera hoy? . Puedes  mencionar tus referentes…

R.- Estoy tratando de terminar de leer varios libros; Ulises (Joyce), Conversaciones con Goethe, La casa de Dostoieski, La vida breve, y otros más. Con respecto a algunos referentes, yo diría que Juan Gelman es uno de ellos, y por supuesto, Enrique Lihn; lo que he leído de Rodrigo Lira también me ha tocado mucho.

9.- ¿Tienes algún nuevo proyecto literario?

R.- No voy avanzando en base a proyectos, pero si debo confesar que trato, desde hace años, de terminar una novela. Este año he podido avanzar bastante, y quien sabe si llego a puerto con un trabajo narrativo inédito para lo que ha sido mi incursión en la literatura. Con respecto a la poesía, siempre estoy trabajando y elaborando nuevas concepciones de un concepto que ha ido desde la crítica macro (sociedad) para centrarse en la actualidad en la crítica micro (el hombre).

 


10.- Lo que tú desees expresar….


R.- Puede resultar un tanto cliché, pero sólo agradecer a quienes se han cruzado en mi camino poético, especialmente a Alejandra Ziebrecht, y por sobre todo a Ingrid Odgers, quien me ha ayudado a salir del closet donde tenía guardado tanto que decir.


Aviso legal | Política de privacidad | Mapa del sitio
Todos los Derechos Reservados - la propiedad intelectual corresponde a cada uno de los autores.